Espacios de trabajo productivos

Siempre nos preguntamos si el espacio en el que ejercemos nuestra profesión influye en nuestra forma de trabajar y, por tanto, en nuestra productividad. No podemos olvidar que más de la mitad del día lo pasamos en el trabajo. Por tanto, si tanto empeño ponemos en decorar nuestro hogar para sentirnos más a gusto, ¿porque no aplicar esto a nuestro espacio profesional? Un espacio confortable nos hace sentir mejor y por tanto nos ayuda a ser más felices. La felicidad es una fuente de creatividad y, por tanto, de productividad.

Andrew J. Oswald, Eugenio Proto and Daniel Sgroi, profesores del Departamento de Economía de la Universidad de Warwick (Reino Unido), publicaron en 2015 Happiness and Productivity, un ensayo sobre el aumento de la productividad en trabajadores que eran sistemáticamente más felices que el resto de sus compañeros, concretamente un 12% más fructíferos. Después de llevar a diferentes estudios analíticos con el personal de distintas empresas , llegan a la conclusión de que el espacio de trabajo influye directamente en el bienestar del trabajador y automáticamente incrementa su productividad. Por ello, invitan a los equipos de recursos humanos y a los gerentes de las empresas en general, a idear un espacio donde sus empleados se sientan bien.

Los factores que conforman un espacio happy no son solo la decoración, la luz natural, el aire fresco, colores neutros y toques de color….sino que también lo conforman las personas que habitan en él durante 8 horas diarias de su vida. Cuidar al equipo humano e incentivarlo a conseguir metas, y ser recompensado por ello, de alguna forma hace que se sientan felices, que se sientan llenos y por tanto produzcan más.
No vamos a desarrollar un estudio de cómo decorar su oficina ni tampoco vamos a exponer un tutorial de psicología en la empresa. Simplemente lanzamos una llamada a este factor, muchas veces olvidado, tan necesario a tener en cuenta si queremos ser eficientes en lo que hacemos.

Algunos consejos para su oficina:

Calidad del aire: siempre es recomendable airear bien el espacio donde permanecemos por largo periodo. Intentar abrir las ventanas cada cierto tiempo durante el día para renovar el aire.

Comunicación: espacios donde se puedan tomar un café o habilitar una sala para el almuerzo…facilita las relaciones interpersonales y de este modo se unifican los lazos entre el equipo. Lo que hoy día se denomina team building, pero a nivel básico.

Iluminación: la iluminación natural siempre es mejor pero, si esto no es posible, al menos intentar que no nos de el reflejo de los focos en la cara.

Mobiliario: es importante garantizar un mobiliario adecuado para pasar largas horas en la oficina: silla correctamente regulada, pantalla alineada a la altura de los ojos, etc.

Ruido: evitar el ruido cuando hay que entregar proyectos donde se necesita un alto grado de concentración.

Temperatura: los extremos siempre son negativos para todos. Entre 23 y 25 grados en verano y 20 y 24 en los meses fríos. Es un error poner el aire acondicionado por debajo de los 20 grados. Aparte del consumo y del daño a nuestros recursos naturales, está demostrado que puede aumentar el número de fallos en nuestro trabajo.

“Productivity isn’t everything, but in the long run it is almost everything”
Paul Krugman

Anuncios